domingo, 20 de marzo de 2022

Cielo de Ucrania

 Cielo de Ucrania, mi azul intenso, que desde mi balcón aquí te tengo atrapado, por los oscuros muros que te han cubierto.

Cubierto... 

Con manto negro repleto en destellos, que iluminan de naranja,  estrellas en tu velo, antes azul, ahora veneno. 

La Guerra,  triste dama, consumida por temblores y escarceos, insomne en su larga noche, irritable hasta el derroche, absorbida en el temor, febril cuando no peor, nauseabunda y espartana, irascible, imprevisible, purulenta, desgarrada, amilanada, como un cuervo atravesado, que mece el cuerpo y zarandea, bebiendo ya sin decoro, sorbo a sorbo, su decencia, hasta reducir al hombre, a un puñado de Miseria, tan apartado de todo, que no es capaz, ni tan siquiera, de llorar a su manera...

Y hierve... hierve sangre que remueve, el Alma toda invisible, sin dejar que su calibre, bese la fiel calavera… tan fiera.... y tan certera… 

Su Guadaña... que todo el mundo rehúye y tan sólo aquél sucumbe, de ruego y rezo la cubre, rechazando su visita, tender su mano exquisita, y suplicar herido, le arrastre, conmovida, hacia el Olvido…, para que así duerma, y le muera...

Para Siempre. 

El Cielo en mi Ucrania, es  Azul intenso... aunque lo vea forjado en un frío gris cemento.


La luz se vislumbra,

muy a lo lejos, 

Mis ojos ya cierro...

Los tuyos,  miran ajenos...


La Guerra llamó a mi puerta, y se llevó todo mi empeño...por creer que en Tu mundo, Yo, no era pequeño...


        





No hay comentarios:

Publicar un comentario